Un test americano permite predecir quién puede padecer la meningitis bacteriana