Según un estudio estadounidense los champús, talcos y lociones para bebés pueden perjudicar su salud