Los niños necesitan dedicación, afecto y reconocimiento por parte de los padres