La niña de Dikika, un australopitecus afarensis, recibió cariño de sus padres