Disminuir la lactancia materna impide reducir la mortalidad infantil