El consumo de aditivos aumenta el riesgo de hiperactividad en los niños