Cada 5 minutos una niña sufre una ablación, una terrible práctica cultural