A pesar de la crisis, los españoles con hijos se sienten satisfechos con su vida