La mayoría de actos de violencia contra los niños son realizados por su círculo familiar