Los niños dan más importancia a las relaciones que a los bienes materiales