“Un niño que juega tranquilo y con imaginación nos da una garantía de salud mental” afirma la psicóloga Virginia Trémols