El juego en los niños de 3 a 5 años permite desarrollar el pensamiento