¿Tu hijo está aprendiendo a controlar esfínteres? No frenes este proceso