¿Cómo se relaciona el niño de 1 a 2 años con otros adultos y con su pediatra?

¿Cómo se relaciona el niño de 1 a 2 años con otros adultos y con su pediatra?


Los niños de 1 a 2 años reaccionan de forma diferente ante la presencia de adultos con los que tienen poco trato, por ejemplo un familiar que vive lejos (abuelos, tíos, primos...) o ante la presencia del pediatra. En función de su temperamento, el niño se puede mostrar tímido (escondiéndose bajo el regazo de su madre), enfadado (echándose a llorar) o adoptar una postura intermedia.

Publicidad

Relación del niño de 1 uno a 2 dos años con otros adultos desarrollo social

A esta edad el niño conoce ya bien a los miembros de su familia más cercanos y a algunos otros adultos a quienes tiene la oportunidad de tratar a menudo.

Sin embargo sigue mostrándose muy tímido ante otras personas menos conocidas.

Considerará "un extraño" a un abuelo o un tío que no viven en la misma ciudad, de igual modo que lo hace con el dependiente de una tienda que intenta ser amable.

La reacción del niño ante un "extraño" será diferente según su temperamento:

  • Algunos parecen muy tímidos. Se sonrojan, bajan la mirada o esconden la cabeza en el regazo de su madre.
  • Otros parecen muy irritados o enfadados, salen corriendo, se echan a llorar, patalean...
  • Por supuesto, hay variantes intermedias.

Un lugar en donde esta reacción suele ser desencadenada es cuando se acude a la consulta del médico.

Hasta los 2 años es lógico contar con que el niño va a considerar un "extraño" a su pediatra. Aunque haya ido regularmente a la consulta desde que era muy pequeñito o aunque sea una persona amable y cariñosa con los niños.

Si además, se trata de un médico desconocido, en otro ambiente distinto (por ejemplo en un servicio de urgencias, en otra consulta) o el niño ha tenido alguna experiencia dolorosa o molesta... ¡debe esperarse una buena pataleta!

Conviene que los padres no riñan al niño por mostrarse así. Esto hará que se sienta rechazado y, por tanto, inseguro. Para simplificar la visita, y evitar en lo posible el malestar al niño, puede ser útil hacer lo siguiente:

  • Iniciar la entrevista con el niño abrazado o sentado en las rodillas.
  • Tener preparado un juguete o su peluche favorito para distraerle.
  • Referir el motivo de la consulta de forma breve. Contestar si el médico necesita alguna información adicional.
  • Pedir al profesional que realice la exploración del niño sobre las rodillas del padre o la madre (solo será imprescindible acostarlo en una camilla para muy pocas maniobras)
  • Hablar al niño en tono firme y sereno. Una explicación breve es positiva. Nunca se le debe mentir si alguna de las exploraciones puede ser molesta o dolorosa. Ni tampoco se le debe amenazar con que el médico le puede "pinchar".
  • Si el niño llora o patalea, sujetarle de forma firme y eficaz, pero brevemente. 
  • Consolarle después.
  • A medida que crezca, seguramente disminuirá la oposición del niño a estas visitas.

Artículos relacionados

¿Cómo se relaciona el niño de 1 a 2 años con sus padres y otros niños?

¿Cómo se relaciona el niño de 1 a 2 años con sus padres y otros niños?

A los niños de 1 a 2 años les encanta disfrutar de la compañía de sus padres. Sin embargo, tendremos que esperar hasta los 3 años para que realmente se relacione y juegue con otros niños.