Un estudio señala que la lactancia materna favorece el desarrollo cerebral del bebé