Una proteína de la leche materna podría evitar la transmisión del SIDA madre-bebé