La exposición a sustancias químicas durante el embarazo perjudica a la mujer y al feto