Las medidas obstétricas preventivas pueden evitar la transmisión del SIDA a los bebés