La exposición a radiaciones entraña graves riesgos en el embarazo