¿Qué consecuencias pueden tener los trastornos cromosómicos en el bebé?