El contacto de la madre con algunos agentes físicos puede producir malformaciones congénitas en el bebé