El consumo de ácido fólico permite reducir el riesgo de aborto en los primeros meses de embarazo