Al principio del embarazo se pueden producir alteraciones en el olfato