Algunos agentes infecciosos durante el embarazo pueden causar malformaciones congénitas al bebé