Embarazo : 30 semanas de embarazo

Semana 30 de embarazo: ¿sabías que el feto termina de encajarse en el útero?


Alrededor de la semana 30 del embarazo, el feto comienza a colocarse cabeza abajo para encajarse en el cuello del útero de su madre. Esta es la posición que ha de tener para poder nacer. Si no consigue adoptar esta posición, el parto deberá realizarse por cesárea. En la mayor parte de los casos, el feto mantiene la posición que tiene en torno a la semana 30 de embarazo.

Publicidad

Semana 30 de embarazo

Conviene que empieces a moderar tu ritmo de vida en la semana 30 de embarazo

En la semana 30 de embarazo, el futuro bebé pesa casi 1,5 kg y mide unos 42 cm.

En estas últimas semanas del embarazo, el futuro bebé continúa ejercitando sus movimientos y practicando gestos y muecas.

El feto ensaya movimientos respiratorios y tiene hipo todos los días. También sigue respondiendo con actos reflejos. Estos movimientos, que se producen de forma involuntaria, serán muy útiles para el bebé cuando nazca, ya que le ayudarán a adaptarse al mundo exterior.

La embarazada puede experimentar molestias como picor en la tripa. Para calmarlo, se recomienda hidratar bien la zona.

La semana 30 es un buen momento para reducir el ritmo de vida. ¡Evitar el estrés te ayudará a disfrutar de estas últimas semanas de embarazo y del parto!

En este artículo sobre la semana 30 de embarazo:

Desarrollo del feto en la semana 30 de embarazo

Para poder nacer, el feto ha de encajarse cabeza abajo (postura cefálica) en el cuello del útero materno.

Esta colocación del futuro bebé suele producirse en torno a la semana 30 de embarazo, aunque hay fetos que se encajan antes que otros.

Si los fetos no consiguen encajar su cabeza en el cuello del útero de la madre y quedan colocados con la cabeza en otra posición, no podrá producirse un parto natural. Generalmente, habrá que practicar una cesárea.

En ocasiones, la causa por la que el feto no puede encajarse, se debe a que se lo impide alguna característica anatómica del abdomen de la madre.

En la mayor parte de los casos, el feto mantiene la posición que tiene en torno a la semana 30. El peso de la cabeza y la falta de espacio dentro del útero, dificulta mucho que pueda cambiar de postura.

Síntomas de la mujer en la semana 30 de embarazo

En la semana 30, la mujer embarazada ya tiene un vientre muy abultado. Por tanto, la piel de su abdomen está muy tensa.

Esto puede causarle picores en la tripa. Éstos son  muy molestos, pero normales. Se tratan hidratando muy bien la zona.

Debido al avanzado estado de gestación, es un buen momento para que la embarazada se plantee reducir su ritmo de vida si no lo había hecho ya.

Debe tener tiempo para relajarse, descansar y cuidarse.


Artículos relacionados

Semana 29 de embarazo: ¿sabes lo que son las contracciones de Braxton Hicks?

Semana 29 de embarazo: ¿sabes lo que son las contracciones de Braxton Hicks?

Alrededor de la semana 29 de embarazo, la mujer embarazada puede empezar a notar las contracciones de Braxton Hicks. Es importante saber diferenciarlas de las contracciones de parto.

Semana 31 de embarazo: el feto tiene menos espacio para moverse

Semana 31 de embarazo: el feto tiene menos espacio para moverse

Alrededor de la semana 31 de embarazo, el tamaño del feto ocupa la mayor parte del espacio intrauterino. Esto hace que no pueda hacer movimientos demasiado amplios.

El ritmo cardíaco del recién nacido es mucho más rápido que el de los adultos

El ritmo cardíaco del recién nacido es mucho más rápido que el de los adultos

Los bebés respiran más deprisa que los adultos y por la nariz. Su corazón suele latir a 110-130 latidos por minuto.

¿Sabes qué es el prurito? Consejos para aliviar el picor

¿Sabes qué es el prurito? Consejos para aliviar el picor

El picor en diferentes zonas de la piel puede responder a esta dolencia de la embarazada.

El cuidado de los pechos en el embarazo y la lactancia

El cuidado de los pechos en el embarazo y la lactancia

El cuerpo de la mujer prepara a su pecho de manera natural durante el embarazo para la lactancia, por tanto, mantener una higiene adecuada de esta zona es importante en esta etapa.