Una lateralización bien definida favorece el aprendizaje infantil