¿Qué aportan las normas familiares?