“Por tu bien”, un corto que defiende la humanización del parto

parto_hospital_300.jpgHace algunos años la directora de cine Icíar Bollaín (Madrid, 1967) realizaba un corto que reflexionaba sobre su experiencia personal en el momento del parto. En el año 2006 estrenó “Por tu bien”. Una cinta que reivindicaba el derecho a vivir el parto como un proceso fisiológico más.

La realidad es que muchos centros hospitalarios asistían con frecuencia partos de bajo riesgo como si fueran de gravedad. Los profesionales médicos preferían asegurarse de que nada complicase el parto. Y en caso de problemas evitar posibles demandas. De ahí que realizasen intervenciones que consistían en las siguientes prácticas: suministrar oxitocina para acelerar las contracciones, realizar episiotomías para evitar desgarros o poner la epidural para anestesiar a la madre…

Este tipo de situaciones promovió un extenso debate. Las reivindicaciones de las madres no se dirigían en contra de las intervenciones médicas cuando éstas eran necesarias, sino sobre las prácticas que se realizaban de forma automática sin tener en cuenta la situación particular de cada mujer.

Desde el año 2007, el Ministerio de Sanidad, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), puso en marcha la Estrategia de Atención al Parto en todos los hospitales de la red pública.

Este documento incluía las siguientes directrices: reducir el número de anestesias en los partos que no presentasen complicaciones, adaptar las instalaciones a las necesidades de la madre, promover una atención más cercana por parte de los profesionales sanitarios (enfermeras, médicos y comadronas), permitir a la futura madre elegir la posición más cómoda para ella en el momento del parto y que los familiares (uno de ellos) pudiesen acompañarla, así como favorecer el contacto físico entre la madre y el bebé nada más nacer.

Aquí os mostramos el vídeo.

En tu caso: ¿cómo ha sido tu parto?, ¿crees que ha cambiado algo la Estrategia de Atención al Parto?, ¿estás a favor de los partos naturales?

Comparte tus dudas, opina sobre este artículo y consulta los comentarios.

Autora: M. Abalo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 pensamientos en ““Por tu bien”, un corto que defiende la humanización del parto

  1. Edith

    hola , Saben soy de las que por sircuntancias ajenas tuve mi primer hijo por cesaria y no fue maloa mi experiencia la verdad me trataron excelente a mi y a mi bebe , hoy en dia que espero mi segundo hijo estoy estudiando la posibilidad de que sea un parto natural como siempre lo soñe pero en realidad todo es como se presente la ocasion y si es para preservar la salud fisica y mental del bebe que sea lo que Dios quiere deseenme suerte !!!!!!!!

  2. DEBORAH

    Durante todo mi embarazo me cuide mi salud y la de mi bebe. Tuve siempre presente en darlo a luz natural. Fue una experiencia maravillosa de verdad que no hay palabras que puedan describir ese momento. Cuando llegue al hospital no habia roto fuente solo estaba en dos centimetros. La doctora de turno me examino y justo en ese momento estaba botando el tapon y me subieron al cuarto de parto. Me pusieron \

  3. Nympha

    Qué suerte! Yo también pensaba en un parto natural, sin epidural, y en fín, más humano. Pero al final salió todo al revés, fue una cesárea, y me pareció de lo más frío e incómodo. Me sentí muy sola, y no explicaban mucho. Primero pasé unas 4 horas en dilatación, me pusieron el gotero con oxitocina, pero tampoco me lo dijeron, tuve que preguntar yo si era oxitocina, y un relajante. Me rompieron las aguas, y cada cierto tiempo la matrona tocaba el cuello del útero para comprobar la dilatación, pero nunca me dijo la dilatación que tenía. Finalmente llegó a las 8 la ginecóloga y me dijo que no se podía esperar mas, pues el bebé empezaba a sufrir y la cabeza no bajaba. En esos momentos lo único que piensas es que tienes que hacer lo que sea mejor para tu bebé, y que se supone que ellos son profesionales y saben qué tienen que hacer. Después que me hicieron la cesárea, me explicó la ginecóloga que la posición del bebé no era buena para salir, y que además le pareció que mi cuello uterino era muy estrecho y que aunque hubiera estado en buena posición, quizás no hubiera podido ser parto natural. Yo me pregunto si estas cosas no se pueden prever antes.
    Por lo menos tuvieron el detalle de preguntarme si quería que me pusieran a mi bebé en la cama conmigo, antes de llevarlo a la habitación, igual que la pediatra que la examinó, al verme que yo buscaba con la mirada a mi bebé, me la trajo y me la acercó para que le diera un beso.
    Pero después en la habitación, llegó una enfermera y cogió al bebé y dijo que el bebé tenia que estar en su cunita para no perder calor durante al menos las dos primeras horas de vida.
    Y eso que me saqué un seguro de salud privado especialmente para el embarazo y parto…
    Es lo que tiene la inexperiencia, seguro que si tengo un segundo no me pasará igual.
    El vídeo me ha gustado mucho, dice muchas cosas sobre el trato que recibimos actualmente las mujeres en el parto.

  4. Gracitata

    Mi parto tuvo que ser inducido porque había que sacar a mi hijo rápido, ya que tenia muy poco líquido amniotico. Yo tenía pensado un parto vertical,sin epidural y natural, pero no puedo ser. A pesar de todo esto, mi experiencia fué muy gratificante. Mi parto fué en el Hospital Materno Infantil de Granada y he decir, que dentro de mis circustancias, me respetaron a mí y a mi bebé y marido en todo momento. La dilatación fue durilla pero tuve el apoyo de las matronas y el personal del hospital en todo momento. Me quitaban de la oxitocina y me dejajaban ir al baño a relajarme, me dejaban colocarme y sentarme como estuviera cómoda, me explicaban en todo momento lo que me iban a hacer y siempre contestaron a mis preguntas. Como tenía que estar monitorizada todo el tiempo para controlar el corazón de mi peque consideraron que debía descansar y me dejaban pasear y relajarme cada hora. Cuando me llevaron a paritorio me atendió una matrona magnífica. Mi marido estuvo en todo momento acompañándome y todo fué bien. Hay que reconocer que la matrona se lo curró conmigo, mi hijo nació con una cabeza de 37 cm y aún así no tuve episiotomía ni desgarros ni un sólo punto, mi hijo estuvo a mi lado en todo momento desde que nació. Fuí asustada pensando en lo que podría ser y salí contentísima por el trato recibido.

Los comentarios están cerrados.