No basta con tocar las manos o pies del bebé para saber si está bien abrigado