Los bebés pueden conocer una lengua sin escuchar su sonido