Vínculo afectivo y lactancia materna, ¿esenciales para la supervivencia del bebé?