Mantener la higiene de nariz y oídos del recién nacido... ¡sin bastoncillos!