El contacto precoz con los padres favorece el desarrollo del vínculo afectivo