Frenillo sublingual en los bebés

Frenillo sublingual en los bebés


Todos los bebés nacen con un pequeño ligamento conocido como frenillo, que une la zona central de la lengua con el suelo de la boca. Lo normal es que, a partir del tercer mes, el bebé asome la punta de lengua sin dificultad fuera de los labios. No es necesario operar el frenillo si este no impide al bebé tocarse el paladar con la punta de la lengua.

Publicidad

Frenillo sublingual en los bebés

Todos los bebés nacen con un pequeño ligamento que une la zona central de la lengua con el suelo de la boca.

Son los músculos genio-glosos y tienen el aspecto de un pliegue vertical.

Es normal y, salvo muy raros casos, no les molestará ni para alimentarse siendo bebés, ni para hablar cuando sean algo mayores.

Poco a poco, la punta de la lengua va creciendo y hacia los 3 meses ya puede asomar sin dificultad fuera de los labios.

En algunos casos en que el bebé no puede sacar la lengua o ésta parece "mellada", pues el frenillo le impide asomar, se puede pensar en operarlo.

Esta operación no debe hacerse demasiado pronto para permitir el normal desarrollo de la lengua.

Pero tampoco pasará nada si no se hace.

El bebé podrá aprender a hablar sin dificultad si la punta de la lengua puede tocar el paladar.


Artículos relacionados

El bebé empieza a babear a partir del tercer mes

El bebé empieza a babear a partir del tercer mes

Las abuelas suelen decir que el bebé babea porque le van a salir los dientes...

¿Es normal que el bebé se chupe las manos?

¿Es normal que el bebé se chupe las manos?

Para el bebé es agradable y placentero chupar cosas. La boca complementa el sentido del tacto.

Mitos acerca de los dientes de leche

Mitos acerca de los dientes de leche

El proceso de dentición de los niños dura dos años, por lo que es probable que la erupción de un diente coincida con alguna enfermedad leve.

Los bebés disfrutan mucho con los juegos de falda

Los bebés disfrutan mucho con los juegos de falda

A los bebés les encantan los juegos de falda por el ritmo y la música. Estos juegos refuerzan el vínculo entre los padres y el bebé.