¿Qué tipo de vitaminas y suplementos son necesarios para que el bebé crezca sano?

¿Qué tipo de vitaminas y suplementos son necesarios para que el bebé crezca sano?


Los bebés nacidos a término y alimentados mediante lactancia materna no necesitan, en general, ningún suplemento vitamínico, pues la leche de su madre contiene todas las vitaminas que su hijo necesita para crecer fuerte y sano. En ocasiones, son necesarios los suplementos de dos vitaminas, la vitamina K o la vitamina D, o de hierro, especialmente para bebés prematuros o hijos de mujeres vegetarianas.

Publicidad

Vitaminas para el bebé recién nacido

La leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para que el bebé crezca sano. Solamente son necesarios suplementos de dos vitaminas, la K y la D, y no en todos los casos.

Las madres que sigan una dieta vegetariana estricta deberán tomar ellas mismas suplementos vitamínicos y dárselos a sus bebés (vitaminas del grupo B y hierro).

Los bebés prematuros crecen muy rápidamente y, además, debido a que estuvieron menos tiempo en el vientre materno, no han podido almacenar reservas. Por eso pueden necesitar suplementos extraordinarios de Vitamina K, Vitamina D y Hierro.

La palabra "suplemento" también se utiliza en ocasiones para referirse a tomas de alimentos distintas de la leche materna. Otras veces se dice: biberones suplementarios o biberones de ayuda.

VITAMINA K

La vitamina K es necesaria para la coagulación de la sangre. Se forma en el hígado. Pero como el hígado del bebé es inmaduro, siempre se le suplementa a las pocas horas de nacer en la maternidad.

Unas veces se administra en gotas, otras mediante una inyección.

VITAMINA D

La vitamina D es necesaria para la correcta absorción del calcio y el fósforo que forman los huesos. También es fundamental para la prevención del raquitismo.

La leche materna contiene una cantidad escasa, pero suficiente, pues se absorbe muy bien. Sin embargo, los pediatras recomiendan administrar un suplemento de vitamina D a todos los bebés lactantes durante su primer año de vida. 

Además, conviene asegurarse de que el niño recibe algo de luz solar, que actúa sobre la piel para que en ella se sintetice más vitamina D.

Si no hay posibilidad de tomar el sol, se pueden suplementar unas 400-500 U.I. (Unidades Internacionales) diarias.


Artículos relacionados

Vitaminas y minerales para bebés prematuros

Vitaminas y minerales para bebés prematuros

La anemia o el raquitismo son trastornos típicos en el desarrollo del bebé prematuro. Una vez en casa, habrá que administrar vitaminas y minerales especiales al bebé prematuro.