En el primer mes de vida el horario del bebé se rige por la necesidad de alimentarse y por su temperamento