El mejor tratamiento contra la obesidad es la prevención desde la primera infancia